arquitectura interiores

Dos delicias.

La comida una delicia. El interiorismo un deleite. Jutos para cautivar. Una cámara para inmortalizarlos.

Cuatro elementos.

Cristal, mármol, maderas finas, Cauduro. El conjunto es, por sí mismo, un arte. En un escenario así, nuestro trabajo es de doble reproducción de arte.

Museo

La puerta principal de este pent house se abre, y en ese instante el visitante es transportado a un espacio museográfico. Esa experiencia sirve como punto de partida para una buena imagen. Encuadre, iluminación, toma son inspirados y apoyados en esa primera impresión.

Dos obras, dos técnicas.

Dos grandes obras en un mismo espacio. La obra de Santiago Carbonell nos ha cautivado siempre, y la obra arquitectónica de Jaime Lavin también.

En este espacio ambas se integran tan armónicamente, que fue un reto plasmarlas en una imagen.

La única forma de resolverla fue recurrir a dos técnicas: reproducción de obra de arte y fotografía arquitectónica.

Dos artistas, dos técnicas, una imagen.

Tiempo y transformación.

Ocho pisos de altura, Sensaciones diversas en cortos intervalos de tiempo gracias a la tecnología LED. Un mismo espacio transformado en muchos con el paso del tiempo. Una sola imagen era poco para este espacio. Tres imágenes que atrapan el transcurrir del tiempo, lo fugaz de un ambiente, las sensaciones del visitante.