museografía

El mejor asiento en la función.

Es un honor para nosotros hacer reproducción de obra. A muchos niveles, es un trabajo privilegiado. Por un lado, estamos obligados a hacer justicia a la obra apegándonos a cada tono, textura o tamaño de la obra, lo cual nos hace sentir como parte de la creación de la obra. Por otro lado, para hacer una buena reproducción de obra es necesario tener el mejor ángulo y las mejores condiciones de luz, así que siempre tenemos el mejor lugar para apreciar la obra.

1941, aquí y ahora.

El arte es la mejor máquina del tiempo. 3 AM, nosotros parados en el mejor ángulo de apreciación de esta obra, y de pronto nos asaltó la idea de que seguramente José Clemente Orozco habría estado en el mismo lugar, pintando, admirando su obra, en 1941. La sensación fue indescriptible.

Día y noche.

Los requerimientos de este proyecto fueron exigentes, para fotografiar los murales del inmueble de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se requería de mucha infraestructura, particularmente iluminación de cine. Trabajamos sin descanso durante mes y medio, de siete de la noche a siete de la mañana.

Esta imagen en particular requirió dos tipos de iluminación, utilizamos lámparas de cine durante la madrugada para iluminar interiores, y luz del día para el exterior. Ambas imágenes, fusionadas, lograron lo que sólo el ojo puede ver.